Cómo ser un buen papá

Ser padre es una etapa llena de aventuras y muchos desafíos. Cuando eres padre primerizo enfrentas dudas, cuestionamientos e indecisiones porque nadie te enseña a serlo; sin embargo las experiencias vividas y los pequeños actos, marcan la diferencia. Ser un buen papá no quiere decir que seas ”alcahueta”, ”relajado” o ”dejado”, conmigo; al contrario, es tu responsabilidad, lo que significa que debes intentar estar presente, sin necesidad de que te lo pida.

¿Quieres ser un buen padre para mi?

Pues bien , entrégame tu cariño no me cohíbas de tu presencia y amor. Adaptate al cambio, tanto tu como mamá enfrentan una transformación total en sus vidas, por ello, prepárense, porque experimentarán un recorrido, lleno de aprendizaje continuo, donde las aventuras, las dudas y las preguntas, serán los protagonistas.

Tal vez, esta nueva experiencia te tome por sorpresa y te abrume un poco, por todo lo que desconoces, pero papi lo más seguro es que llenarás tu vida de sueños y sonrisas; comparte más con mamá sean un equipo para que el ambiente en el que crea sea el mejor.

Ten en cuenta estos consejos:

1. Antiguamente se escuchaba que los padres poco se acercaban a sus hijos, sin embargo, demostrar el cariño, el amor y respeto, representan valores fundamentales en la crianza de los niños; eso permite que ellos, desarrollen su comportamiento y carácter, de forma asertiva, es decir que puedan dominar sus emociones y aprendan de sus errores. Enseñales la importancia que tienen para ti, demuéstrales la confianza que tienes en ellos, para desarrollar su buena autoestima.

2. Comparte tiempo con tus hijos, recuerda que en la actualidad la tecnología invade al mundo, y aunque no es mala, si lo es la forma en que la uses, por ello, permite que el tiempo que compartes con tus hijos sea de calidad, a veces la cantidad de tiempo no es suficiente cuando estás cerca a tus hijos pero estás distraído con tu celular. Permite que conozcan más de ti y no de tu celular.

3. Comunicarse con los niños es parte fundamental para su crecimiento, su formación personal, social e intelectual, por ello es importante que la forma en la que te comunicas, sea positiva, ellos necesitan saber que son escuchados y que sus historias son de tu interés, además de todo aprenderán a que pueden confiar en ti.

4. Lee con tus hijos, esto permitirá que tengan amor por la lectura y a largo plazo, tendrán entre otras, la cualidad de escuchar las opiniones de los demás y compartir las suyas. Cuando empiecen a estudiar, comparte sus tareas, enseñales a disfrutar de la educación, el conocimiento y el aprendizaje. No les enseñes con afanes y no permitas que el mal día que tuviste arruine tu tarea como padre.

5. Para disciplinarlos con amor y paciencia, necesitas principalmente no dejarte llevar por tus emociones, y hacerte aliado de la paciencia, recuerda que el objetivo es fortalecer su carácter y comportamiento, mas, es importante que las decisiones que se tomen para la crianza y disciplina de los niños debe ser un acuerdo con tu pareja, ella es parte fundamental ya que además, la forma en que ustedes enfrenten los conflictos representan un Ejemplo, para sus hijos y ellos reflejarán lo que vean en su hogar.

6. No los sobreprotejas, recuérdales que estarás siempre para ellos y de forma incondicional, sin embargo, permite que ellos tomen sus decisiones ya que tienen que ser conscientes de que todas sus acciones tienen consecuencias y que deben enfrentarlas, porque todo tendrá un efecto en su vida.

Permite que en las actividades que compartes con tus hijos, como los juegos, hacer las tareas, comer o desayunar juntos, aprendan de trabajo en equipo, hermandad, de agradecimiento, honestidad, servicio, respeto, entre otros, aprovecha cada segundo, recuerda que el tiempo pasa rápido y hoy los ves gateando y mañana ya se están graduando ¡Aprovecha cada oportunidad, guarda y crea grandes recuerdos!.

Artículos Relacionados