Dolor En Los Pezones: Grietas y Otros Problemas De La Lactancia.

El dolor en los pezones puede presentarse por varias razones, pero la principal y más común de los casos es que no estás en la posición correcta para amamantar.

Amamantar no debe producir dolor en los pezones, y si esto ocurre algo no se está haciendo bien. En primer lugar recordemos que el amamantar no debe ser solamente en la parte del pezón; también debe recoger una porción generosa de tu seno, no importa si tu seno es grande; esta es la recomendación de médicos especialistas en lactancia.

Por otra parte, debes saber que todos los tipos de pezones están creados para amamantar, no importa su forma, o color, y por último, recuerda que no es necesario que apliques cremas o utilices consejos caseros para “evitar” las grietas, pues es probable que éste problema sea algo mecánico, como que mi lengüita tenga el frenillo sublingual corto y no me permite amamantar correctamente, y cabe resaltar que también puede doler si no me amamantas. Otras situaciones que se pueden presentar son infecciones en los conductos o en los pezones, o alteraciones microbianas.

dolor en los pezones. amamantar
Dolor en los pezones: Grietas y otros problemas de la lactancia.

Lo que no deberías hacer

Se que te han recomendado que pongas en tus pezones la leche materna para curar tus grietas, pero es probable que si el dolor es a raíz de una infección, probablemente se empeore la cuestión y te lastime.

Como recomendación de expertos, aplica aceite de oliva, que tiene propiedades antiinflamatorias y recuerda no limpiarte después de que termine de comer, ésto quita la protección natural que tienen los pezones y la aureola.

¿Sabías que todos los bebés del mundo, nacemos chatos para que amamantar nos resulte más fácil?

Puedes tomar ésta característica como una guía para saber que si estamos en la posición correcta:

  • Desde tu perspectiva, no se debe ver por donde estoy respirando.
  • Mi nariz tiene que estar casi pegada a tu seno, pero si alguien se hace de lado, debería verla correctamente. 

En caso de sentir que no estoy respirando, me alejaría a voluntad; por eso es importante que no me sujetes de la cabeza si no de mi espalda. 

Otras señales que puedes tener como guía para saber si estamos haciendo bien las cosas son:

  • Identificar que quede totalmente satisfecho después de haberme alimentado.
  • Mi peso se incrementa correctamente.
  • El tiempo que dura la succionando tu leche no es prolongado
  • Yo mismo soy quien dice, no más, estoy llenito.