En esta semana 23: ADN ¿A Quién Me Parezco?

En esta semana 23 mis rasgos se definirán.

Papitos: Ya tengo la misma apariencia que tendré al salir de la pancita; mi cabello, cejas, pestañas, y demás vellosidades de mi cuerpo; tienen el color que ustedes me transmitieron por el ADN; yo sé que saldré muy guapo. Igual que ustedes.

¡Estoy muy pesado y grande! Tengo el peso de una toronja, unos 450 gramos; es placentero tener siestas largas. Adoro dormir y despertarme y que lo primero que haga sea patear a mi mami para avisarle que me desperté.

No sólo mi sueño ya está similar al que tendré cuando esté por fuera de aquí, mi sistema digestivo, circulatorio, nervioso y respiratorio; ya están muy similares a como los tendré cuando ya me tengan en sus brazos. Anhelo tanto ese momento.

Mami: Ya es necesario que cambies de brasier. ¡Tus pechos están muy grandes! ;el sujetador ya te está lastimando y como tu piel está tan sensible es posible que te haga heridas y es mejor prevenir.

Hemos aumentado aproximadamente unos 10 kilos de peso en este proceso; y ya estas con una hermosa barriguita gordita y redondita. ¡Te ves hermosa mamá!. Esta semana 23 procura no esforzarte, a estas alturas de nuestra aventura, donde ya hemos pasado la mitad de nuestro camino, ya tienes que cuidarte más, debes proteger tu espalda, porque somos los dos; los que estamos pesados. Sé que te fatigas con facilidad y sientes que no puedes respirar, pero es algo pasajero, pues por yo estar en ti, tus pulmones te exigen más oxigeno, es todo.

Papito: Puedes apoyar a mi mami comprándole un suplemento con hierro y fibra, para que mi mami se sienta tranquila con su sistema digestivo, acompáñala a escuchar música, a comprar cosas para ella, para mi y para ti, por qué no, cosas que te hagan ver guapo. Es interesante ver cómo ahora los papitos se comprometen con el cuidado de nosotros los bebés.

Es importante que la apoyes en esta semana que iniciamos, es probable que mi mami presente situaciones donde sea muy olvidadiza. Sigamos creciendo, que anhelo enormemente poder decirles con mis gestos, cuánto los amo.