Fórmulas-Infantiles--Terapéuticas--Necesidades-Nutricionales

Fórmulas infantiles terapéuticas

Las fórmulas infantiles terapéuticas son para bebés con necesidades nutricionales y médicas especiales; sin embargo, cada vez más especialistas las están recomendando con el único objetivo de prevenir eficazmente este problema, que ahora es tan común en los pequeños. Las fórmulas infantiles terapéuticas son un alimento formulado para ser consumido o administrado por vía oral. Bajo la supervisión de un pediatra o gastroenterólogo.

Cuando la lactancia materna no es posible o se presenten intolerancias, alergias dietéticas, problemas gastrointestinales, alteraciones en la absorción, errores congénitos del metabolismo; entre otros, se debe recurrir a las fórmulas infantiles terapéuticas. Cuya composición ha sido diseñada de acuerdo a las recomendaciones y normativas. Del Comité de Nutrición de la Sociedad Europea de Gastroenterología. Hepatología y Nutrición Pediátrica (ESPGHAN) y la Academia Americana de Pediatría (AAP). Reguladas por distintos comités, con el fin de asegurar las necesidades nutricionales del bebé durante los primeros meses de vida.

Estas fórmulas infantiles terapéuticas, al ser utilizadas en remplazo de la leche materna. Se deben regir por el Código Internacional de Comercialización de Sustitutivos de la Leche Materna (34 Asamblea Mundial de la Salud. Ginebra, 1981), y el Decreto 1397. Se encarga de reglamentar la comercialización y publicidad de los alimentos de fórmula para lactantes y complementarios de la leche materna. El material de divulgación y de formación científica respecto de los alimentos de fórmula para lactantes. Debe cumplir con normas éticas, proporcionando una información científica y veraz.

En los últimos años, tanto en el sector salud como en la comunidad. El inicio de la suplementación alimentaria en un porcentaje amplio de bebés, ha sido con fórmulas infantiles terapéuticas denominadas “Confort”. Estas fórmulas están específicamente diseñadas para el manejo dietético de lactantes con trastornos digestivos menores. Por lo que no deben indicarse como primera elección en un bebé sano, y mucho menos para prevenir los trastornos. Estas fórmulas tienen la proteína parcialmente hidrolizada, principalmente seroproteína. Que es la reducción de la lactosa en porcentajes variables y la sustitución del aporte de carbohidratos por maltodextrinas o almidón de maíz.

La intolerancia a la lactosa en los bebés:

Se debe a un déficit transitorio de la lactasa, enzima que digiere el azúcar de la leche (lactosa). Si no hay suficiente lactasa, la lactosa de la leche sin digerir llega al intestino grueso y puede causar dolores intestinales y con cierta frecuencia episodios de gastroenteritis agudos. U otros procesos que conllevan una lesión de la mucosa intestinal con alteración de la actividad lactásica. La fórmula sin lactosa está indicada en lactantes y niños pequeños que presentan mala absorción de la misma. Se consideran propiamente fórmulas sin lactosa aquellas en que se la sustituye parcial o totalmente por otro carbohidrato que no presente problemas en su absorción. Como malodextrinas, polimeros de glucosa o jarabe de maíz. La reducción parcial del contenido de la lactosa se diseño para disminuir los síntomas asociados a otras patología como cólicos o diarrea.

Las fórmulas anti-regurgitación, tienen como característica la adición de uno de los siguientes espesantes: almidón de maíz, goma de semilla de algarro- bo, almidón de papa, almidón de arroz, almidón de tapioca. Cada uno con características reológicas y nutricionales diferentes. Siendo interesante el combinar 2 espesantes aprovechando las ventajas individuales de cada uno de ellos. Mejorando el vaciamiento gástrico y previniendo el estreñimiento. Otra característica de estas fórmulas es la utilización de caseína. Como fuente principal de proteínas, pero se retrasa el vaciamiento gástrico. Por lo que una mejor alternativa es la hidrólisis parcial de las proteínas del suero.

La regurgitación leve o moderada durante o después de la alimentación es un fenómeno común y fisiológico. Que se soluciona con el paso de los meses, pero es un síntoma muy estresante para los padres. Motivo frecuente de ayuda médica temprana, en la búsqueda de una mejoría en la calidad de vida para él bebe y la familia.

El estreñimiento infantil:

Es una patología muy común en los primeros meses de vida. Sus consecuencias que suelen ser bastante molestas se evidencian en: la falta de apetito, malestar intestinal, deposiciones con dolor, etc. Las fórmulas antiestreñimiento están diseñadas para evitar los problemas antes mencionados y además el posible endureciemiento de la materia fecal. La incorporación de lípidos estructurados disminuye la distensión abdominal. Permitiendo una mayor absorción de calcio y hierro, al igual que las proteínas hidrolizadas, produciendo heces más blandas. Una cantidad adecuada y suficiente de magnesio en la fórmula alimenticia, ha demostrado que produce heces blandas y deposiciones similares a la de los bebés alimentados con leche materna.

En Colombia 11 Compañías Farmacéuticas tienen portafolio de fórmulas infantiles. Al país llegará próximamente un nuevo portafolio de fórmulas lácteas para bebés, desarrollado por pediatras, nutricionistas y farmacéuticos especializados. Con muchos años de investigaciones para crear novedosas fórmulas nutricionalmente completas y muy similares a la leche materna. Esto para cubrir las necesidades presentes en cada etapa de desarrollo del bebé y el manejo de los trastornos alimenticios del lactante. Hasta la fecha, en nuestro país existen 6 marcas comerciales de fórmulas infantiles denominadas “Confort”. Aunque todas cumplen con el contenido nutricional mínimo, para que sean catalogadas como FORMULAS PREMIUM. Cada fabricante le realiza alguna (s) modificación (es), por lo que se hace necesario conocerlas individualmente muy a fondo.

Ante la gran cantidad de alternativas disponibles en la elección de una fórmula especial de sustitución y el gran desarrollo actual de la industria alimentaria, existe una continua adición de nuevos ingredientes a las mismas de reformulaciones, o mejor aun, de innovaciones. Que las hacen muy útiles en el manejo de los problemas gastrointestinales. La industria ha desarrollado un tipo de preparados lácteos especiales para lactantes con modificaciones en uno o varios de los principios inmediatos (proteínas, grasas o hidratos de carbono) y distintas indicaciones. Todas cubren las necesidades de los lactantes durante los primeros meses de vida y proporcionan una nutrición balanceada.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *