Conservar La Leche Materna

Debido a la creciente utilización de leche materna extraída en las Unidades de Cuidado Intensivo Neonatal, se requieren guías apropiadas para el control de calidad, para preservar su nutrición y los componentes inmunológicos y garantizar las prácticas óptimas de control de la infección.

Extracción de la leche materna

Hay muchos motivos para querer almacenar la leche materna, como por ejemplo, la reincorporación al trabajo, porque a veces no se puede dar el pecho, la mamá no puede estar a la hora de una de las tomas, entre otras.

Sin importar el motivo, lo importante es saber que puede hacerse y como hacerlo para no dañarla.

Esto es válido para bebés nacidos sanos, a término y para mamás que quieren conservar la leche en su domicilio.

Recomendaciones generales:

1. Antes de manipular el pecho hay que lavarse bien las manos.

2. Hacer un masaje en el pecho antes de la extracción. Que consiste en hacer un movimiento circular con los dedos desde los extremos hacia el pezón y finalmente inclinar los pechos hacia adelante con una sacudida suave.

3. Escoger el tipo de extracción según las necesidades. Algunas mujeres sólo conseguirán sacarse la leche con la extracción manual (previo masaje) y otras tendrán más facilidad. Si sólo hay que sacar leche de manera ocasional, será suficiente con el extractor manual o la auto extracción.

Una vez extraída la leche materna se puede refrigerar e incluso congelar. Por lo tanto, la leche materna se puede conservar en frío, teniendo en cuenta ciertos cuidados para evitar que se produzcan pérdidas nutritivas.

Por otra parte. En los casos de hospitalización prolongada del bebé, puede pasar que el niño esté durante un tiempo sin poder tomar la leche materna. Debido a eso, Es importante extraer y guardar la leche para que más adelante el bebé la pueda tomar. Por lo tanto, es normal que al principio sólo se puedan sacar unas pocas gotas de leche. Con la práctica regular aumenta el conocimiento de la técnica y la eficacia, de forma que en poco tiempo se puede conseguir un buen volumen de leche.

Las recomendaciones siguientes son para bebés sanos que están en casa. Son muy variables las guías para la duración del almacenamiento refrigerado de la leche humana.

Conservación De La Leche Materna
Una vez haya sido descongelada la leche, nunca se debe volver a congelar. El efecto del almacenamiento refrigerado de la leche humana a 4°C durante 96 horas, fue estudiado en el Centro Médico Infantil Cohen de Nueva York en North Shore, Manhasset, NY.

  • Utilice primero la leche con la fecha más antigua, Siempre respetando el tiempo de duración.
  • Recuerde que es habitual que la grasa de la leche extraída se separe, dándole un aspecto de “leche cortada”. Al agitarla suavemente recuperara su apariencia normal.

Es importante fechar siempre el envase, cambia de acuerdo a la forma de conservación y la caducidad es diferente.

Técnica de extracción con extractor mecánico o manual

  • Primero hay que escoger una medida del embudo o copa adecuada, se debe colocar suavemente sobre el pecho con el pezón en el centro, procurando que quede cerrado para que no se escape el vacío.
  • Se empieza con tracciones cortas y rápidas utilizando el mango.
    Un vez empieza a salir leche hay que hacer aspiraciones largas y uniformes.
  • Hay que evitar un bombeo demasiado fuerte que pueda provocar dolor en el pecho.
  • Hay que utilizarlo de 5 a 7 minutos en cada pecho hasta que el flujo de leche sea más lento y repetir la operación si se desea.

Silva ,G., (2016,29,10). Conservación de la leche materna. [Entrada de blog]. Recuperado de http://pedia-gess.com/index.php/leche-materna/47-conservacion-leche-materna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *