Cómo Corregir Las Posturas Para Amamantar.

Como bien sabes, esta cuestión de amamantar no es nada sencilla. Sin la educación suficiente ni la información necesaria, puede llegar hasta a ser una experiencia dolorosa e incomoda, pero aquí encuentras la solución. Comencemos.

Al AMAMANTAR: Revisa que el agarre de la boquita de tu bebé hacia tu seno es simétrico para conseguir una succión indolora¿Cómo reconoces ésto?.

Amamantar sentada
Posición correcta para Amamantar sentada
  • Estés sentada o acostada, colócame de tal manera que sea yo quien vaya hacia el pecho y no al revés.
  • Identifica hacia qué dirección van tus pezones: si van hacia abajo, si están rectos, etc. (Te invitamos a ver los tipos de pezones)
  • Si tus pezones están rectos, colócame sobre tu pancita, y has que mi ombligo pegue contra tu abdomen.
  • Si tus pezones están hacia abajo, mi ombligo debe ir separado de tu cuerpo, y debe quedar hacia arriba.

Lo ideal, es que mi cabeza esté sobre tu antebrazo y no en el hueco del codo, pues debes sostenerme desde la mitad de mi espalda.

¡Ah!, mi cuello debe estar libre, para que a voluntad me aleje, en caso de sentir asfixia al momento de mamar.

Procura que tus pies estén firmes sobre una silla o un reposapies; yo descansaré sobre tus piernas y mi boca quede enfrente de tu pezón.

En esa posición, mi nariz roza con el pezón y abriré mi boca muy grande, como si estuviera bostezando, y me lanzaré a coger tu seno para empezar a comer: el límite en mi boquita es la campanilla y así haré presión sobre la areola.

Es probable que al primer intento no nos salga, y te duela, pero debemos empezar de nuevo. Aléjame de tu seno e intentémoslo otra vez, y así hasta que lo hagamos bien.