Qué Es Un Parto Inducido

El parto inducido consiste en la administración de una serie de medicamentos que produce aumento en intensidad de la frecuencia de las contracciones uterinas, los métodos que utilice tu médico para iniciar el parto inducido. Depende del estado que se encuentre el cuello de tu útero.
Mami, en ocasiones cuando el parto no comienza por si solo, tu médico podrá inducir el parto. Ya que los riegos de prolongar el parto son más altos que los riegos de dar a luz de inmediato.
Si este no ha comenzado a ablandarse o a dilatarse (abrirse) se considera que todavía no estás preparada para dar paso a mi nacimiento. En caso de que no haya dilatación se empezaran los procedimientos que desencadenaran el parto como:

Prostaglandinas: Son medicamentos que preparan tu cuello uterino y se pueden introducir vaginal o oralmente. Quiero contarte que este medicamento no se usa en las mujeres que han tenido un parto por cesárea y cirugía. Debido a que aumentan el posible riesgo de ruptura (desgarro) uterino.

Amniotomía: Consiste en que tu médico hace un pequeño agujero en el saco amniótico con un instrumento especial. Se hace con el fin de acelerar las contracciones, te puede causar algunas molestias, pero se debe realizar para comenzar el trabajo de parto.

Oxitocina: Es una hormona que provoca las contracciones del útero, se puede usar para que comience el trabajo de parto. La oxitocina se administra por medio de un suero en le brazo, las contracciones generalmente se presentan en unos 30 minutos.

Es necesario programar un parto inducido cuando:

  • Tu embarazo ha superado las 40 semanas.
  • Se rompe el saco amniótico (fuente de agua) pero el trabajo de parto no progresa.
  • Se infectado el líquido amniótico.
  • Problemas de salud con enfermedades crónica como, insuficiencia renal, diabetes, problemas del corazón o pulmones.
  • La placenta comienza a separarse de las paredes internas del útero antes de que pueda nacer.
  • Pleeclampsia y eclampsia