En Esta Semana 26: Estoy Acurrucado En Posición Fetal

¡En posición fetal, esta etapa es perfecta!

Cada día siento el amor que todos tienen para ti y para mi, siento que a pesar de que no estoy en tus brazos todos me esperan y ven con amor los reflejos que hago dentro de tu ”pancita”, les hago muecas.

En esta semana peso alrededor de 800 gramos y mido entre 31 y 34 centímetros, cada día que pasa el espacio aquí adentro se va haciendo más pequeño para mi. Mi dedito, lo chupo con más intensidad, y es que me encanta hacerlo cuando estoy despierto y bueno, no te lo niego, también cuando estoy durmiendo.

Soy un pequeño muy feliz.

No se te haga raro que duerma mucho, la posición fetal es muy cómoda. Durante el tiempo que estoy despierto consumo mucha energía, por eso para reponerla me gusta dormir. Espero estar súper despierto cuando esté contigo y con papá, no quiero perderme ningún momento. Quiero aprender demasiado, no te lo imaginas.

Por estos días podrás ver en la ecografía que ya estoy acurrucado o como te he escuchado decir, ”en posición fetal”, es decir, mi cabeza flexionada sobre el tórax, mis manos apoyadas sobre el pecho y mis rodillas bien flexionadas sobre la barriga.

Este lugar me ha quedado pequeño, con decirte que el líquido que me rodea se ha ido encogiendo, supongo que es porque estoy grande. Sin embargo, no me quejo, es acogedor y aún puedo moverme porque estoy súper activo. Me encanta estirarme, por eso no se asusten, mami y papi, si ven que a través de la pancita de mamá se ven mis manos o mis pies.

Mi rostro, con el tiempo se ve más claro y tal vez ya tenga rasgos similares a los tuyos o a los de mi papi. No me apresuro a contarte porque esa sorpresa la tendrás tú y mi papá cuando me vean crecer.

Te cuento que ingiero medio litro de líquido amniótico al día, no sabe tan mal como se escucha; ayuda a que mi sistema digestivo se desarrolle bien. Me encanta lo que preparas y por eso mi estomago estará preparado para repetir la sopita.

Al parecer estás comiendo de más mamita, te cuento que por aquí eso no se ve tan sano, porque cuando yo esté contigo todos los azúcares, el arroz, la pasta y la mantequilla; quedarán almacenados en tu cuerpo como grasa y no será tan fácil eliminarlos.

Te lo digo para que lo dejes a un lado, ya que eso también puede influir en los dolores de espalda y de cabeza que puedas tener, aunque acepto que por mi crecimiento también puedas tenerlos.

Artículos Relacionados